Arte/España

Cuando Perrier se encuentra con Dalí

Según el viejo dicho “una imagen vale más que mil palabras” Perrier eligió prescindirse de lema en su campaña publicitaria de 2009, pero no de unos cuerpos sudorosos. A pesar de una serie de 4 carteles inspirados de la obra de Dalí, el talento del pintor no pudo cambiar gran cosa a la visión simplista que difundió la famosa marca de agua. Al parecer cuando la imagen se convierte en la base de la retorica, el arte y las curvas sensuales acuden al rescate del publicista.

Perrier no es un novato cuando se trata de estrategia publicitaria. La marca tiene más de un siglo de historia y demostró ser creativa a la hora de poner de relieve su producto. La agencia Ogilvy hizo así un guiño gracioso a Salvador Dali, incorporando en la publicidad referencias obvias con respecto al cuadro “Los relojes derretidos” (1931). Pero la diferencia de tratamiento entre la versión que pone en escena las mujeres por un lado y los hombres por el otro, nos deja un poco perplejos.

Dali : una referencia sólida

En esta campaña la ínter-iconicidad sobresale mediante los objetos del cotidiano que se están derritiendo por el calor. En la obra del pintor dichos objetos son relojes pero el espectador entiende la referencia. ¿ Por qué ? Porque la obra de Dalí goce de una fama internacional y está bien anclada ya, en nuestra mente.

perrier boite

El toque surrealista – que de costumbre caracteriza al universo del artista – se destaca mediante una mezcla entre fotografía y pintura. A través de este procedimiento y de una cierta representación de la modernidad en los carteles podemos deducir a que tipo de consumidor se está dirigiendo la marca: se trata sin duda de los jóvenes. Pero la huella de Dalí se nota también con respecto a la noción del “tiempo que pasa”. Sabemos que en la obra original existe una reflexión de este tipo. Aquí los objetos van a retomar su forma inicial en el momento en el que la mano agarra la botella. Observamos así una correlación entre el espacio y el tiempo que depende del agua Perrier, capaz de cambiar el entorno cuando por fin la cogemos. El teléfono en la mesa de la discoteca o el reloj de pulsera que se derrite sobre la muñeca del modelo, son unos signos que hacen referencia a la obra de Dali con más fuerza. Un último elemento, y no menos importante, funciona como un guiño al surrealismo : el eslogan. Aquí está ausente pero por supuesto, connota con el universo fantástico de Dali :Perrier, C’est fou.. La marca lo eliminó, porque veremos que en realidad, no necesita el lenguaje para hacer entender su mensaje

Cuando no hay lenguaje … hay todavía lenguaje

Luis Bassat, un reputado publicista español dijo “si la publicidad es el arte de convencer consumidores, el eslogan es la quintaesencia de ese arte”(El libro rojo de la publicidad,1993). Con esta carencia de mensaje lingüístico, Perrier lo apuesta todo por la imagen. Por lo tanto esta imagen debe ser bastante atractiva, poderosa y explícita para captar la atención y comunicar un mensaje que sea entendido por el mayor numero de personas. Por su lado, Barthes habla de “leer la imagen”. El lenguaje se escondería entonces detrás de la semiología. La lectura se haría mediante los signos y la jerarquía visual de los diversos elementos que componen los carteles.

Orientar la mirada hacia el objeto deseado

perrier les deux

La pintura nos revela un paisaje bastante estático. Al contrario la publicidad privilegia más bien la dinámica. Dicha dinámica proviene de la acción : abrir la botella o tender el brazo para ir a buscarla. La “mano” es un elemento que se destaca. Está tan visible como la botella misma. Se observa una amplificación de estos dos elementos en los cuatro carteles que orienta la mirada del consumidor. Notamos también que la botella está en el centro de la imagen para mostrar cuál es el objeto de interés. Por otra parte, el cuerpo de las mujeres está instrumentalizado para captar la atención y igual que la botella representa una fuente de luz. Pues todo está hecho para atraer la mirada hacia el objeto deseado.

Dali obra

El paisaje de Dali se lee de manera diagonal hacia arriba. Cada reloj tiene una hora diferente. El artista nos invita a reflexionar sobre el tiempo que pasa.

 

Una lectura visual fluida

Desde 1978 Perrier colabora con Roland Garros. Aquí tenemos una alusión al evento, pero si el espectador no reconoce el doble guiño puede interpretar rápidamente el sentido de la imagen.

perrier tennisDicho con otras palabras, no necesitamos tener un conocimiento especifico para que el hechizo de la comunicación surta efecto. El reconocimiento de los signos simbólicos se convierte en una especie de bonus y por eso podemos decir que la campaña es un éxito: logró comunicar su mensaje de manera muy sencilla y eficaz. Vemos también que el movimiento del cuerpo está de nuevo orientado hacia el producto y nuestra mirada sigue obviamente, la mirada del jugador.

Perrier homme

Este cartel gano el gran premio de le Comunicación externa en 2010, que fue organizado por l’Union de la Publicité Extérieure (UPE)

Hablando de mirada, el cuarto cartel ofrece un juego de miradas bastante ingenioso : en primer lugar, la mirada del hombre que va hacia la botella se duplica en el espejo ; después la mirada del perro va hacia el brazo, el brazo va hacia la botella la cual se duplica en el segundo espejo. Por último, notamos una sensualidad obvia que incrementa el potencial de la imagen. Por todos estos elementos visuales y su gran fuerza estética, este cartel gano el gran premio de le Comunicación externa en 2010.

Detrás del surrealismo, una cierta representación de la realidad

Si nos fijamos bien en las imágenes, hombres y mujeres, no son representados de la misma manera.

Perrier en 4

Los carteles hacen incapié en la femindad de la mujer – joven y poco vestida – como en la virilidad del hombre que se involucra más. El hombre lucha en una competición deportiva o conduce su coche, mientras que las chicas pasan un buen momento en la playa o en la discoteca. Cada uno tiene además unos atributos muy bien definidos según su genero: gafas de sol y bolsa para las chicas, raqueta de tenis y una mascota para los chicos. ¿ Eso facilitaría tal vez, la identificación social según Perrier ? Lo que es seguro es que la marca nos ofrece aquí una representación bastante simplificadora y convencional de la realidad moderna.

perrier sexisme

Imagen de la campaña de Perrier, 2014

Notamos también que en 2014 una campaña connotada provocó ya un malestar y que en 2010 Perrier firmó un contrato con la reina del strip-tease burlesco, ofreciendonos una dosis suplementaria de sensualidad espumosa. Así, no es la primera vez que Perrier fomenta los estereotipos o desliza de manera torpe hacia el sexismo.

perrier dita

Dita Von Teese en un vidéo clip para Perrier, 2010

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s