Identidades/Literatura

«Les cosmonautes ne font que passer» o ¿cómo era crecer bajo un régimen comunista que se derrumba?

A través de su primer libro Elitza Gueorguieva cuenta su propia historia: la historia de una niña búlgara, que crece en un país donde la democracia llegó solo tras la caída del muro de Berlín. Este relato atípico, el cual no carece de humor, nos lleva a reflexionar sobre la delicada tarea de escribir acerca de la infancia. Al mismo tiempo, nos damos cuenta de cómo la política puede condicionar nuestra existencia entera.

J’avais 7 ans lors de la chute du mur. Je me rappelle très clairement ce jour, parce que je n’avais jamais vu mes parents aussi heureux ensemble” 

Con estas palabras la escritora se confía al Humanité en el día de la publicación del libro. A medio camino entre autobiografía y ficción, Les cosmonautes ne font que passer salió a la venta en Francia en agosto de 2016.

La narradora tiene 7 años al principio del libro y de inmediato nos adentramos en su universo hecho de cohetes y de Papá Noel congelado sin olvidar el“indestructible bastardo Joki” – un perro que la acompaña en cada una de sus aventuras. Al comienzo, entendemos que la niña quiere ser cosmonauta. Es un oficio que tal vez no llamará mucho la atención del lector poco acostumbrado a los héroes soviéticos, pero en realidad esta elección tiene que ver con la figura legendaria de Iouri Gagarine y el mito que se construyó alrededor de él.

La escritora confiesa que al principio pensaba escribir una bíografia de Gagarine para subrayar la importancia que tenía esta figura  – utilizada por la propaganda – en la sociedad búlgara. Así el reparto de los papeles respecto a los oficios dirigidos a las mujeres en aquella época, es también un tema tratado mediante este fantasma infantil.

Un pequeño país con una larga historia

A lo largo de las páginas, pasan años de despreocupación hasta el día en que el lector se da cuenta, junto a Elitza, de que ha llegado un cambio. Dicho cambio rimará con un momento de gran “inestabilidad”en el país. La esperanza y la libertad van a cohabitar con la escasez y la corrupción. Elitza será el testigo de esta degradación mientras sale de la infancia. Por lo tanto, la segunda parte del libro es más obscura pero no pierde su ironía mordaz.

Adolescente, Elitza abandona entonces su héroe comunista por un ídolo más moderno, un tal Kurt Cobain: es la Transición. Anda con un peinado punk mal fijado y encara la realidad que la aleja todavía más de la infancia, durante un periodo en el cual muchos búlgaros preferían irse al extranjero. Las penas y las decepciones de la adolescencia coinciden aquí con el período de las protestas. El paralelismo entre la crisis adolescente y la crisis socio-política que sacude el país es obvio.

Pues, para el lector que no tiene muchos conocimientos acerca de Bulgaria – miembro de la U.E. desde 2007 – es la oportunidad de descubrir una etapa importante de su historia contemporánea. Al parecer, últimamente el tema de la Transición es una potente fuente de inspiración. Así en 2014, en la película Viktoria, la directora búlgara Maya Viktova narró la vida de otra niña bajo el cambio de régimen. Fue la primera película búlgara presentada en el festival de Sundance en 2014.

Cuando ponemos a prueba la mecánica de la memoria

No es nada fácil plasmar su vida sobre el papel, parece que la cosa se complica aún más cuando se trata de la infancia. Cuando preguntamos a Elitza cómo definiría esa época de la vida, se refirió a algo borroso. Surgen entonces preguntas: ¿Cómo redactar lo que ya no está?; ¿Cómo hacer inteligible una experiencia próxima al sueño? Además Elitza vino a vivir en Francia a los 18 años. La noción de ese algo borroso es todavía más marcada en relación al tiempo transcurrido: la edad adulta empieza en Francia. En este caso la escritora tuvo suerte al encontrar una herramienta preciosa : 

Mi padre tenía una especie de diario en el cual anotaba algunos acontecimientos y relataba hechos acerca de mi infancia desde que yo tenía 3 años hasta más o menos los 10”

Podemos pensar que eso ayudó la escritora a recordar el pasado o que fue un indicador útil por lo menos para esas fechas. Pero como se trata aquí de una auto-ficción, la búsqueda del recuerdo exacto o la necesidad de ser totalmente honesta con el lector casi se anula. 

¿Una obra fuera de género?

El libro se parece mucho a un diario con sus breves capítulos y unos títulos atractivos. Pero la que mejor habla del libro es la misma autora. Según ella se trata de “un relato de auto-ficción muy documentado”. Nos explica que podía tener así mayor libertad respecto a la redacción antes de añadir que hay “un aspecto histórico fuerte” en el libro. Sin embargo, no es una autobiografía, ni un diario, mucho menos un libro histórico. Entendemos que es una obra original – encuentro eléctrico entre la imaginación de la escritora y unos recuerdos lejanos. Lo que es seguro es que desde las primeras líneas, un estilo sencillo y divertido nos llama la atención. Además Elitza impone el “” para hablar de su vida. Eso puede parecer curioso, pero respecto al lector, se crea así una proximidad que hace la lectura todavía más entretenida. Por su parte Elitza, dirá que de esta forma le fue “mas cómodo” para escribir.

A través de su primer libro Elitza Gueorguieva echa una mirada bastante tierna e irónica a su infancia. El tema es serio, pero tratado con humor y un estilo desconcertante. Más allá de eso, es una obra que habla con sensibilidad de la sociedad búlgara a través de unos ojos infantiles, que se expresan con un lenguaje depurado y directo. Dicho con otras palabras, Les cosmonautes ne font que passer es una invitación graciosa hacia un mundo que ya no está, pero que vuelve a revivir para agradar al lector ecléctico.

***

Acerca de la escritora : Elitza Gueorguieva nació en Bulgaria en 1982. Cuando llega a Francia empieza a estudiar arte escénicas en Grenoble, antes de graduarse de la Universidad París VIII. Es durante su maestría de creación literaria cuando empieza a redactar Les cosmonautes ne font que passer..

(Los propósitos de la escritora fueron recogidos durante una entrevista telefónica en noviembre de 2016)

Para ver la entrevista de la librería Mollat : https://www.youtube.com/watch?v=eyecOUalzjg:

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s