Identidades/Música

MELINGO Y SU TANGO: UNA HISTORIA DE IDENTIDAD DEL LADO MARGINAL

71ab1197965a26d2e4379f8b23c36ebb_xl

El tango encarnado por Melingo cobra nueva vida. Lejos de los estereotipos, toma posición para investigar en la identidad argentina haciendo paradójicamente darle la vuelta al mundo a su personaje de Linyera.

París, último día de setiembre. Una noche lluviosa pero un gran día: he tenido la suerte de conseguir una entrevista con Melingo. Entrevista cuyo horario no quedó claro. Sentada en un bar de Pigalle espero su llama, vigilo de un ojo el celular, que no suena…Cruzo soñando plaza Pigalle / Tengo de pronto la sensación / De estar oyendo sentimental / La voz gangosa de un bandoneón”…

“Montmartre de hoy”, canción de Maldito tango (2007) que tengo en la cabeza propicia que deje vagar mi mente. Desde los arrabales del Río de la Plata. El tango. Buenos Aires, la Boca, las parejas que bailan ante los ojos de los turistas fascinados, tacos y piernas de mujeres sin fin. Hasta los faubourgs parisinos. París, un lugar consagrado para todos los mitos del tango, Gardel, Pugliese, Goyeneche, Piazzolla…

Por fin suena el celular, se rompre entonces mi proyección mental. Lo encuentro en un hotel de la calle Frouchot. Aparece el gran tanguero, su simpatía y benevolencia priman sobre su cara cansada y las pantuflas que calza. Acaba de volver de Biarritz donde dio un concierto en el marco del vigésimo quinto Festival de cine latinoamericano. Me recibe con mucha alegría: buen augurio. Llega con su mirada profunda, su melena canosa, su trayectoria cargada de historia y sobre todo su misterio.


El tango es nómade. De él los bonaerenses dicen “Buenos Aires es su esposa y París su amante”. Daniel Melingo bien contemporáneo dice “Tocar tango en Buenos Aires es como venderle cubitos de hielo a los esquimales”. Galán y anticonformista a la vez, representa el paradigma del nuevo tango. En Anda clama una historia del tango del lado marginal.


Una trayectoria ecléctica que “desalambra los géneros”

El tanguero rockero que se enoja cuando le preguntan cómo entró en el tango, sostiene: “Yo no soy ni tango ni rock, soy esto. Intento desalambrar las fronteras de la música, sus ritmos, sus géneros”. A pesar de ser de cuna tanguera el tango no fue el primer amor de  Melingo. En los 80, en exilio en Brasil, la música tomó cuerpo para él al lado de Milton Nascimiento. De vuelta a Argentina se dedicó al rock nacional armado de sus clarinete y guitarra. Junto con Los Abuelos de la Nada y Charly García llenaron estadios. Con Pipo Cipolatti dio vida a Los Twist. Después de casi una década en España, incursionó en el reggae y sacó su primer albúm solo, H2O.

 Anda, una historia del tango

Tiene en la mano su último disco. Lo mira con mucho cariño antes de regalármelo. En Anda perfecciona musical como temáticamente su carrera en el tango. “El disco se plantea como un viaje onírico, las canciones son obsesiones para las diásporas a lo largo de los 120 años de historia del tango”, explica. Este álbum tiene un verdadero valor documental a pesar de que como siempre en sus creaciones agrega un toque cómico.

3149026002616_600

Tapa de Anda

Se considera siempre al tango como la música típica argentina pero se olvida a menudo que nació a raíz de un contacto entre culturas. “Los millones de inmigrantes que se precipitaron sobre este país, no solo engendraron el resentimiento y la tristeza, sino que prepararon el advenimiento del fenómeno más original del Plata: el tango”, decía Ernesto Sabato en Tango, discusión y clave (1963). La semilla del tango se encuentra a finales del siglo XIX cuando inmigrantes europeos (italianos, sobre todo) anclaron en Argentina en búsqueda de una vida mejor. Amontonados en los arrabales porteños, sin oportunidad laboral real, esta población se mezcló con otra, los autóctonos que dejaron sus provincias para la capital. El tango es un invento mestizo, es además el heredero de la habanera cubana, de la milonga (adaptación argentina del vals), de la polka y de los ritmos africanos del candombe. Si hoy el tango se concibe como un género muy académico nada al principio dejaba pensar que el tango tendría ese carácter.

Vuelta a la marginalidad del tango

Las letras de tango no gravitan siempre alrededor de los temas de amor y desamor. Melingo de hecho se niega a caer en eso. Su tango es costumbrista, narra crónicas de la vida. Convencido que el tango es también una cultura, una escuela de la vida, consciente que empezó siendo una danza canalla, libertina. El ambiente callejero de Buenos Aries es esencialmente su inspiración.

A principios del siglo pasado surge el tango, en la Boca, estuario entre mar, conventillos, miseria y mala vida. De la Boca el periodista francés Albert Londres decía en 1927: “La Boca semble une conscience qui se serait chargée de tous les péchés mortels, et qui, affalée là, vivrait au milieu de la malédiction”. Hoy el tango tiene su academia, sus universidades, sus escuelas rígidas. Es un género sofisticado pero empezó siendo música del arrabal, de la calle, una música marginal.

Melingo es uno de los máximos referentes del tango contemporáneo, estudió musicología, etnomusicología y composición. Hoy musicaliza poemas, reactualiza composiciones (de Pugliese en Anda), pero al preguntarle cuáles son sus influencias, dice que de música muy poco. La inspiración le surge caminando en la calle. Poniendo el foco en la cacofonía, brota la música. El tanguero se interesa más por el lado de la marginalidad, “por los perdedores” de los que se siente más cercano.

La libertad anárquica de Melingo Linyera

El Linyera, figura que ya encarnaba en el penúltimo disco de nombre epónimo, vuelve a tener vida en Anda. Si Melingo viera que la RAE define el término linyera por vagabundo se indignaría. Para él poco tiene que ver con un vagabundo. Define esa figura como “un personaje que va en búsqueda de su libertad, de su manera de ver la vida, de escribir su propia historia”.

linyera

Históricamente el linyera es el peregrino de principios del XX que llegaba de Italia en búsqueda de trabajo temporal. Al lihgera se le decía al atado de ropa que iba colgado en su hombro. Con el tiempo la palabra se transformó en linyera. Linyera es una palabra que proviene del lunfardo y que hoy puede traducirse como “la voz del pobre”. Melingo encarna al Linyera, un personaje que le queda a la perfección. En el escenario, representa la libertad anárquica del linyera corriendo el mundo. No deja entrever la miseria, la mala suerte, va mas allá. Concibe su nueva creación como la odisea de este Linyera a través de la historia del tango. Y con altibajos es ante todo una historia alegre.

Una creación artística comprometida

El lunfardo fue utilizado como puente entre el español, el italiano y los dialectos. Surgió así un modo de expresión popular, que ha sido y sigue siendo hoy un estigma social, un signo de clase. Pocos otorgan nobleza al lunfardo, sin embargo se convirtió en el idioma literario con el que se escribe el tango. Para Melingo utilizar el lunfardo es una decisión comprometida: “la letra, la poesía lunfarda siempre están del lado de la marginalidad y hacia la marginalidad donde yo voy con mis letras también”, dice de forma irrevocable.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Melingo creó un universo propio, y cuesta asignarle comparación. Es multi-instrumentista y desde finales de los 90, cuando empezó su carrera solista en el tango, desarrolló una expresividad propia. Su voz es una voz que se llama tradicionalmente voz de tango, responde a esa tradición pero de forma peculiar. Canta como si hablara, el ritmo es su propia respiración. Una música que toma cuerpo. A pesar de que él sienta que todavía tiene mucho por aprender (y de hecho toma clases de canto lírico), su intuición parece ser innata. El mensaje que transmite a través de su instrumento natural es fundamental para él. Su tango personifica Argentina, es una búsqueda de identidad.

Melingo investiga en las raíces, en la identidad

“En Argentina nos costó 30 y pico de años reestructurar la cultura porque había sido devastada”, explica Melingo que considera que la historia más reciente de su país natal no puede quedar afuera de su trabajo. Argentina ha conocido en las tres últimas décadas un alto grado de inestabilidad política. El golpe de estado de 1976 que desembocó en una dictadura militar de siete años dejó la nación “a miseria”. Más tarde con la época Menem y su política ultra liberal encabezando al país, Argentina terminó completamente desolada. Después de la experiencia de 12 años de una política de centroizquierda desde diciembre del 2015 con el gobierno Macri “se fue todo al garete de un plumazo”.

El compromiso de Melingo con la cultura de su país natal tiene fundamentos en su música. Hacer tango se vuelve un acto político: “la importancia de revisitar nuestra música reside en la importancia de saber quienes somos porque el peligro es que la identidad se termine lavando, perdiendo”, puntualiza. De ahí la importancia de “mirarse hacia adentro, hacia adentro de nuestra cultura”. Melingo Linyera con Anda da la vuelta al mundo para volver a la fuente: Argentina.

hero_melingo_nora_lezano_mg_4651

En el tango emerge un profundo recuerdo que se aloja en el fondo del alma. Un recuerdo, una melancolía, un dolor intrínsecos vinculados con las raíces. A pesar de su humor constantemente presente, la música de Melingo es una música triste pero es además “la alegría de hacer una música triste”. Para el tanguero, todos tenemos un drama adentro, el de vivir. La tristeza del tango de Melingo se presenta como una compañera para “apaciguar ese dolor”.


En un bosque de la China, recreación del tema popular de los años 40. Videoclip Luis Ortega por Daniel Melingo.


Página oficial: http://www.danielmelingo.com/

CANTON Edgardo, Le tango une pure invention, Oxus Ed, Malesherbes, 2007

MORTAIGNE Véronique, Sons latinos, Le serpent à plumes, Saint Armand, 1999

SKIDMORE E. Thomas SMITH H. Peter, Historia contemporánea de América Latina, Crítica, Barcelona,  1996

ZALKO Nardo, Paris Buenos Aires un siècle de tango, Ed du félin, Condé sur Noireau, 2004

Anarquismo Trashumante: http://www.mundolibertario.org/archivos/documentos/OsvaldioBaigorria_elanarquismotrashumanta.pdf


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s