Arte/España

Héctor Garrido, fotógrafo enraizado

De niño, estuvo sumergido en un ambiente familiar en el cual la fotografía era una cosa “demasiado normal”. A los 46 años, el fotógrafo onubense Héctor Garrido sigue viviendo en Andalucía, donde se siente más a gusto, combinando proyectos científicos, artísticos o cinematográficos como La Isla mínima. En el interior del parque natural de Doñana, en un triángulo formado por Huelva, Sevilla y Cádiz. Retrato a base de mensaje ecologista, de carpetas secretas y de dirección perdida.

 

Nació ahí. En Huelva, Andalucía. Más al sur que el sur. Donde el sol quema la piel, la tierra y las hojas de los árboles. A pesar de haber trabajado en cinco continentes, colaborado en numerosos proyectos de divulgación científica, publicado 17 libros y hecho más de cien exposiciones fotográficas, se quedó en su tierra natal, alternando los viajes entre La Habana, donde vive parte de su familia, y Doñana: “un tiempo ahí y un tiempo aquí”, como lo comenta desde el parque natural andaluz por una mañana de septiembre.

 
“Una madre fotógrafa y un padre que hacía documentales para la televisión española”: la estampa familiar que nos describe Héctor Garrido, sentado en su terraza soleada, tiene una influencia evidente en su trayectoria. “No hay un punto concreto de inicio. Desde pequeños, jugábamos con las cámaras fotográficas. Pero no hay una primera fotografía, no hay una primera cámara.” Un ambiente compuesto de creación, de discusiones técnicas y de muchísimas horas en el laboratorio: “era tan presente que se convirtió en una especie de lenguaje fácil para mí.”

 
Pero a veces, lo que se vuelve demasiado fácil pierde su interés, ya no atrae tanto: “curiosamente, era el medio de expresión que menos me llamaba la atención. Lo usaba todo el rato, pero quizás con menos pasión. Para mí era como una vulgaridad. En un periodo anterior lo simultaneaba con pintura y escultura, pero al final se decantó por la fotografía.”

 

Raíces profundas y dirección perdida

Desde su niñez, Héctor Garrido tiene otros centros de interés, otros gustos, otras pasiones que contribuyen a su bienestar. Entre ellos: la naturaleza. La textura de la tierra, el murmurio del viento entre los árboles, el ruido del agua que corre por las piedras y el olor de la tormenta. “Tenía mucha pasión por estar en el campo de bosques y de marismas. Es una pasión que sigo conservando y una forma de estar bien conmigo.”

 

hectorgarrido120

Caminos de agua. Puerto real, Cádiz

Ponemos el dedo sobre el hilo conductor de la obra del galardón del premio “Diez Mejores Ideas Para Salvar la Naturaleza, 2010” por la creación del Foro de la Biodiversidad de Sevilla. La relación que tiene el ser humano con el medio ambiente, esta relación ambivalente, que puede llegar a ser muy destructiva.

 

Preocupado por la evolución de nuestra sociedad, su trabajo fotográfico se centra en varios temas vinculados entre sí como “la pérdida de la calidad de vida humana […], la cual incluye la pérdida de la cultura humana.” Una manera de tratar de culturas que se han vuelto débiles y del daño provocado por nuestra falta de preocupación: “son culturas siempre ligadas al medio ambiente. Hemos perdido la dirección. Adoramos cosas absurdas y despreciamos lo fundamental”, analiza, decepcionado.

 

Al contrario, la dirección de Héctor Garrido aparece muy clara: una relación muy fuerte con la naturaleza, con lo que le rodea. Esta ambivalencia, estos dos aspectos que coinciden, también se pueden encontrar en su trabajo: uno científico y otro artístico. Estrechamente vinculados.

 

A medio camino entre la ciencia y el arte

Sus actividades fotográficas tienen diversas facetas. La primera cara de la moneda es su trabajo de divulgador científico para la Estación Biológica de Doñana, lo que “pone un plato de comida en la mesa”. Cada mes, en el ámbito de su actividad profesional, el onubense tiene que volar por encima del parque con su piloto.

 

hector-garrido-tercer-grado_720x779

Fotografía: Julio Larramendi-Polymita

Luego viene la otra cara: el enfoque artístico, porque “las dos cosas confluyen en este ámbito laboral”. “Tengo una necesidad importante de expresión artística y fue así como llegué a la fotografía, pero simultáneamente llegué a la ciencia por otro camino. Estoy en contacto con una cantidad de material increíblemente bello mientras hago mi trabajo diario. Me permite descubrir posibilidades estéticas inusuales.”

 

Fue así como nació el proyecto Fractales, mientras trabajaba, “un poco de casualidad.” Durante años, Héctor Garrido sacó fotos aéreas del parque nacional y natural de Doñana: “iban en una carpeta que no se llamaba Fractales porque ni sabía lo que era un fractal. Básicamente, no las mostraba a nadie porque pensaba que solo eran producto de una pasión mía.”

 


“TENGO UNA NECESIDAD IMPORTANTE DE EXPRESIÓN ARTÍSTICA Y FUE ASÍ COMO LLEGUÉ A LA FOTOGRAFÍA”


 

De este modo de expresión íntimo y de un encuentro con Juan Manuel García Ruiz (director del CSIC del Laboratorio de Estudios Cristalográficos Español) nació un libro publicado en 2015: Fractales. Anatomía íntima de la marisma. El fruto de decenas de tomas de imágenes que formaron parte de numerosas exposiciones en todas partes del mundo: “las llamaba Rasgos de carácter de la marisma. Para mí eran como las arrugas de una cara. […] Iba buscando este material para expresarme y de repente, lo era.” Estos planos vertiginosos de varias zonas inmaculadas de Andalucía constituyen una verdadera requisitoria para la conservación del medio ambiente.

 

Luchar por el medio ambiente

Balsas de residuos mineros de Riotinto (Huelva), España

Balsas de residuos mineros de Riotinto (Huelva), España

Difundir un mensaje ecologista. Ésta es la verdadera trascendencia de su trabajo diario: “el aspecto que más me interesa es luchar por la conservación de la naturaleza […] Es fundamental que mi mensaje pueda llegar”. Incluso lo considera como una “estupenda plataforma”.

 

¿Qué mejor testimonio de la importancia de esta batalla que recordar al ser humano que todavía existen zonas inmaculadas, paisajes puros sobre los cuales no ha tenido influencia?

 

Si tuviera que destacar un punto positivo del entusiasmo mediático acerca de La Isla mínima, excelente película policíaca archi-galardona durante la última ceremonia de Los Goya, Héctor Garrido podría sin duda mencionar la posibilidad de sensibilizar un público más amplio.

 

 


“ES FUNDAMENTAL QUE MI MENSAJE PUEDA LLEGAR”


 

En la secuencia de introducción de este largometraje dirigido por Alberto Rodríguez, diversas fotos aéreas de la exposición Fractales aparecen con una banda sonora misteriosa y cautivadora en fondo. Las marismas serpentean en las tierras, los barcos abandonados esperan su propietario y las formas se repiten incansablemente en una mezcla de colores y de impresiones desconcertante. Crean un ambiente desvelador del de la película y casi no fue sorprendente aprender que este trabajo de Garrido fue el punto de partida de la escritura del guion por Alberto Rodríguez y Rafael Cobos.

 

Mar de fondo

Mar de fondo

 

Esta publicidad le permitió dar un paso importante en su voluntad de propagar su visión del tema medioambiental. En septiembre, lo llamaron para organizar una exposición en el Palacio de la Moncloa. Ni más ni menos que la residencia del jefe del gobierno español. Un lugar cerrado en el cual trabajan cada día cuatro mil personas: los miembros más importantes e influyentes del gobierno. “Me dijeron: nunca se ha montado una exposición aquí, pero queremos que la tuya sea la primera y que vayas a inaugurarla. El público de Madrid ya la había visto. Entonces montarla en este ámbito me parecía de lo más interesante.”

 
Después de una exposición de varios meses en Atocha, en el Lucernario del Ministerio de Agricultura, donde su trabajo era abierto al público, le pareció acertado ampliar su ámbito de acción. Poder ser visto por personas lambda o tener la oportunidad de convencer a representantes del Estado, un dilema interesante: “durante unos minutos pude expresarles mi pasión por el medio ambiente e invitarles de alguna manera a que se preocuparan conmigo. Sinceramente, lo considero una de esas veces en que uno puede hablar en un sitio que quizás sirva para algo.” O cuando la divulgación toma otra dimensión.

 


 

 


 

 


– Página web de Héctor Garrido: http://www.hectorgarrido.com/

– Blog del fotógrafo: http://hectorgarrido-b.blogspot.fr

– Proyecto Cuba iluminada: http://cubailuminada.blogspot.fr/p/proyecto.html

 

 

Declaraciones recogidas por Hoel Cadic para cultureXchange

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s