Actualidades/Arte

¿Ser o no ser Picasso-maníaco ?

Picasso Cattelan

Maurizio Cattelan Untitled ( Picasso) 1988 Moma

Hasta el 29 de febrero de 2016, el Grand Palais de París mostrará al público la exposición Picasso-manía, una exhibición que reúne no solamente el trabajo del artista español sino el de otros varios artistas de todo el mundo que han trabajado inspirados en su obra. No se trata de una retrospectiva más sobre Picasso, sino de un intento de comprender los orígenes del mito Picasso y porque, adulada o criticada, su influencia sigue siendo tan importante.

 

Al entrar en la sala del Grand Palais, los asistentes a la exposición son recibidos por una escultura gigante de Pablo Picasso. Este trabajo  realizado en papel maché, es obra del artista italiano Maurizio Cattelan y da la impresión de que el mismo Picasso está presente para dar la bienvenida al público como en un parque de Disney donde actores disfrazados de los personajes icónicos de los estudios estadounidenses acogen el público y forman parte del espectáculo. Incluso te puedes sacar una foto, o aún mejor, una selfie, con él. Es lo que muestra Cattelan con un toque de ironía “la figura de Picasso se ha convertido, hoy en día, en un icono por no decir una marca muy lucrativa”.

Pero esta obra es solo un primer acercamiento al resto de trabajos que componen la exposición y que dan cuenta de la influencia que ha tenido la obra de Picasso sobre una gran parte de los artistas contemporáneos. La exposición en general permite al público conocer la manera en que varios artistas han interpretado a Picasso y las técnicas diversas que han usado para plasmar dicha interpretación. Es así como se pueden ver obras de pintores, escultores, cineastas, arquitectos y publicistas entre los cuales se cuentan autores como Robert Colescot, Richard Prince, Faith Ringgold, Orson Welles, Kusturica, Jean Luc Godard y Frank Gehry, entre otros.

 Todos somos Picasso

Como es costumbre en el Grand Palais, la escenografia de la exposición está muy bien lograda con una buena mezcla de obras pictóricas, fotográficas y audiovisuales; lo que procura al espectador una experiencia multisensorial y una inmersión más profunda en el universo derivado de la influencia del genio español.

Picasso crève l'écran

 

Lo anterior se puede ver con la recopilación audiovisual presentada en la sección titulada « Picasso se come la pantalla » donde desfila un caleidoscopio de imágenes: extractos de anuncios, películas, captación de conciertos, demostraciones coreográficas que multiplican los puntos de vista sobre la obra del maestro. De este caos organizado resulta una especie de vértigo al comprobar todas las ramificaciones explícitas o implícitas de la presencia del pintor en nuestro imaginario cultural, sean las variantes minotaurescas de la corrida hasta los anuncios para un coche familiar o las canciones de Jay Z. Aunque no figura en esta lista también podemos suponer que la aplicación Picasa que permite editar y compartir fotos, con su nombre característico, no se queda a la margen de este proceso.

El maestro y sus “alumnos”

Quizás el aspecto más interesante de Picasso-manía, es la posibilidad que da de comparar entre las obras de Picasso y las obras de los artistas que se han inspirado en su obra, algunos de ellos altamente reconocidos a nivel internacional, algunos otros un poco más en el incógnito, pero todos con un un común denominador : las ideas del artista español y su influencia..

 Por otra parte, no se olvida la perspectiva crítica ya que la exposición da a conocer o a descubrir de nuevo a los artistas que, al mismo tiempo que admiran Picasso y su obra, lo cuestionan. Así, mientras las máscaras híbridas de Romuald Hazoume, las luminosas señoritas de Alabama de Robert Colescot, o el refinado Picasso studio de Faith Ringgold reinterpretan las influencias africanas de Picasso, Martin Kippenberger se apropria de la imagen people de un Picasso que, según el artista austríaco, supo construir su personaje y hacer de su vida misma una obra de arte.

 

Picasso señoritas de Alabama desnudas

Robert Colescot, Les demoiselles d’Alabama desnudas (1985), Museum of Art

Picassos Studio from Worcesther copy

Faith Ringgold Picasso studio (1991) Woncester Museum, Massachussets

Construcción y deconstrucción son, de cierto modo, las palabras claves de esta exposición que tiene como mayor interés no dirigirse exclusivamente a los aficionados de Picasso sino ofrecer una visión más amplia de los debates a los que su obra dio lugar en el arte contemporáneo. Al salir de ella, nos dirás si te contagiaste o no de la Picasso-manía.

Mai Lan Ndoye-Olive/ Nathalie Plata

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s