Creación digital

Del uso del progreso numérico para comprender el pasado

Reseña de la jornada de estudios « Anciens textes, nouveaux outils : la philologie à l’ère numérique », organizada por Marta López Izquierdo en la Universidad de París 8 el viernes 16 de octubre 

 

Conferencia elegida: Etiquetado TEI y edición: potencialidades y limitaciones por Santiago Pérez Isasi (Universidade de Lisboa)


Hoy en día, el uso y la publicación de textos antiguos ha adquirido otra dimensión. En efecto, puesto que entramos en una era del todo conectado en la cual la tecnología nos rodea casi permanentemente, unas posibilidades prácticamente infinitas se ofrecen a los usuarios y los investigadores pueden seguir caminos desconocidos hasta ahora. O cuando el progreso numérico sirve para la comprensión del pasado. 

Entre estos caminos está el reto de la difusión de los textos antiguos gracias a las nuevas herramientas que encontramos, es decir la digitalización de documentos que hasta entonces se ofrecían a un público conocedor y aficionado.

Durante un día entero, varios especialistas del asunto, sobre todo universitarios y filólogos, españoles como franceses, se reunieron en el espacio G.Deleuze del edificio A de la Universidad París 8, la cual se sitúa en el campus de Saint-Denis, en las afueras norte de la capital francesa.

Esta presentación tuvo lugar por la mañana de esa jornada de estudios. Fue la segunda del día, después de la de Elena González-Blanco titulada Edición digital y filología: herramientas, proyectos y retos, la cual fue una buena introducción del asunto antes de interesarse en uno de sus aspectos mucho más técnicos.

 

anciens_textes-nvx_outils_affiche

Cartel de la jornada de estudios – Universidad de París 8

 

Consorcio TEI: un trabajo indispensable para los especialistas

En efecto, esta intervención organizada en cuatro partes distintas, trataba del proyecto llamado “TEI” (Text Encoding Initiative), que podríamos traducir en castellano por Iniciativa de Codificación de Texto. Este nombre misterioso se refiere a un consorcio, una organización, que inventa y pone al día las normas, los estándares para el tratamiento y la representación de los textos en forma digital. Es un proyecto de investigación en el área de las humanidades digitales, de las ciencias sociales y de la lingüística, y puede contar con su uso en muchísimas bibliotecas y colecciones de textos digitales.

220px-Text_Encoding_Initiative_TEI-800

 

El concepto de este proyecto es redactar textos que sean legibles por máquinas (“machine-readable”) y por seres humanos (“human-readable”) usando el lenguaje especializado XML (Extensible Markup Language), una forma de códigos simplificados parecidos al HTML. Funciona a base de grupos de etiquetas, con una estructura simple una vez que se ha manejado un poco.

Una de las ventajas de las cuales consta este sistema es que se puede usar con cualquier editor de texto plano, aunque no sea lo más práctico. Efectivamente, resulta más fácil usarlo con un editor específico porque permite validar si el documento está bien formado, validar si corresponde al esquema que se debe definir al principio y por fin, ofrece automáticamente los atributos y elementos necesarios.

Si tuviéramos que resumir los diversos puntos positivos del uso de TEI, serían los siguientes: ofrece una gran variedad de elementos, varias formas de etiquetar un mismo elemento y muchas opciones de adaptación. Al contrario, presenta varias desventajas vinculadas a su rigidez: no se pueden inventar elementos ni atributos, algunos elementos son obligatorios en cada texto y se debe respetar una jerarquía para cada elemento.

También tenemos que destacar otro punto negativo: de momento, solamente se puede usar en inglés. En suma, TEI es un instrumento informático que ofrece posibilidades inmensas para este ámbito, pero es necesario tener ya un conocimiento importante antes de empezar a usarlo correctamente.

 

Del uso concreto de esta herramienta

Acabamos de enumerar las informaciones técnicas sobre este consorcio, hemos entendido cuáles son sus ventajas y desventajas, pero también toca dar ejemplos. Fue lo que hizo Santiago Pérez Isasi, porque decidió focalizarse en dos proyectos actuales y representativos de las razones por las cuales se puede usar TEI: el proyecto Andrés de Poza y la propuesta CHARTA-TEI.

Primero, el proyecto Andrés de Poza que es una “web especializada en ediciones de textos con versiones múltiples, generadas tanto en procesos de traducción de textos literarios europeos, como en procesos de transmisión de documentos, en especial del ámbito vasco-románico.” Esta iniciativa nació gracias al Seminario Alfonso Irigoien de la Universidad de Deusto (Bilbao) y fue parcialmente financiado por el Gobierno Vasco. El análisis de textos antiguos y su etiquetado permitieron la creación de índices que recogen las obras analizadas, los antropónimos y topónimos presentes, los índices semánticos y/o de contenido.

En el seno de este proyecto existe un subproyecto llamado Foru Ondarea, el cual permite al lector visualizar un mapa de Vizcaya que reúne las fuentes de varios textos. A través de este mapa, se puede, entre otras cosas, acceder directamente a los textos y a varias tablas que resumen las informaciones disponibles.

Segundo proyecto: CHARTA-TEI (Corpus Hispano y Americano en la Red: Textos Antiguos), coordinado por Carmen Isasi y Paul Spence, y en el cual participó Santiago Pérez Isasi. Esta iniciativa que todavía está en fase de experimentación permitirá adaptar los criterios de publicación de la Red CHARTA al estándar TEI y al formato XML para documentos hispánicos del siglo XIX. En muchos textos antiguos se plantea el problema de la ortografía y de su adaptación a nivel digital. Con este trabajo se podrán distinguir las b de las v, por ejemplo, porque aparecerán en cada caso la transcripción paleográfica con, por ejemplo, algunas abreviaturas, y la presentación crítica.

Al final, esta intervención sobre un asunto muy técnico y muy preciso vinculado al año numérico en la Universidad de París 8 nos dio la oportunidad de notar la amplitud del mundo de los textos antiguos y la necesidad de su apertura a nuevas herramientas. En efecto, para que se difundan los trabajos y los textos mismos, es necesario avanzar con su tiempo y servirse de todo el material disponible tanto como modificar sus métodos de trabajo. Además, es muy interesante constatar como la relación entre el mundo digital y los textos antiguos da lugar a proyectos variados e imaginativos para que se pueda reducir la “brecha digital”. Continuación en 2016 para la segunda edición de esta jornada de estudios.

 

 

Enlaces interesantes sobre el asunto:

– Consorcio TEI: http://www.tei-c.org

– Página web del proyecto Andrés de Poza: http://andresdepoza.com/

– Más detalles sobre CHARTA-TEI: http://www.charta.es/investigacion/charta-tei/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s