America Latina

Imágenes prohibidas: para que nadie olvide

Si cerramos los ojos, todavía podemos verlas. Son imágenes que hablan de terror, gritos que nos dejan inmóviles, inertes delante de la pantalla.

El 14 de agosto de 2011, la red de televisión chilena Chilevisión, realizó cuatro episodios, con los que deseaba recordar el cuadragésimo aniversario del Golpe de Estado, llevado a cabo en Chile, el 11 de septiembre de 1973. El actor Benjamín Vicuña, nos acompaña durante este viaje, hecho de escenas de miedo, violencia, indignación, represión y memoria.

La fuerza de las imágenes

Estadio Nacional de Chile. Un lugar dedicado al fútbol, convertido en una escuela del terror. Prisioneros en su propia ciudad, en un país que no conoce los derechos humanos. Ojos desesperados de los chilenos, impotentes, que esperan la vuelta de sus familiares que nunca regresarán. Lágrimas y desesperación que nos llevan hasta el descubrimiento de los restos de personas matadas por el régimen, que sigue negando la existencia de detenidos desaparecidos. Imágenes que siempre han sido censuradas y que ahora nos revelan una represión dura y cruel, cementerios que se convierten en espacios de protesta y enfrentamiento, donde la población pide pan y democracia. Escenas cada vez más violentas: el cuerpo quemado de Carmen Gloria Quintana y la madre de Rodrigo Rojas, quien revive el dolor de la pérdida de su hijo quemado vivo por el régimen, nos dejan sin palabras. Enterramientos prohibidos: ya no existe la libertad de “honorar” a las víctimas, pero sigue existiendo la tortura de los chilenos en centros especializados, como el centro de tortura de Villa Grimaldi.

unpuebloquediceno

Un pueblo que dice NO

Mujeres indignadas de la asociación “Mujeres por la vida”, protestan contra la violación de los derechos humanos. Torturas que se intentan contestar, gracias al movimiento “Sebastián Acevedo”.
Familiares de los desaparecidos que salen a la calle, manifestando para que se reconozca el asesinato y se deje de hablar de suicidio. Palacio de la Moneda, convertido en el fulcro de las numerosas protestas de un pueblo que siempre ha luchado por su libertad y que sigue haciéndolo. “No más genocidios, no más dictadura, no más detenidos desaparecidos”, recitan las letras de las canciones por el ‘no’, escritas en ocasión del plebiscito. Así, las imágenes y la música nos llevan hasta las primeras elecciones democráticas. La Moneda deja de ser un sitio de protesta, para convertirse en un lugar de fiesta. Patricio Aylwin es el nuevo presidente de Chile, es la oportunidad que este país ha duramente ganado.

Las imágenes polémicas

Han sido diferentes las reacciones frente a la recepción de Las imágenes prohibidas, que siguen siendo una fuente de polémica. Imágenes que sirven como denuncia de las ilegitimidades del régimen, han sido denunciadas por provocar “odiosidad y división en el país”. Esto es lo que se desprende del periódico La Tercera del 23/08/13. Las imágenes de terror, violencia y muerte sólo serían una “visión sesgada de la historia”, según algunos de los reclamos presentados. El 16/08/13, el blog del diario conservador El Mercurio juzga como no objetivas las imágenes que no mostrarían ni el contexto, ni la explicación de lo que sucedió. También el periodista Francisco José Covarrubias, en su artículo del 17/08/13 en el periódico El Mercurio, está de acuerdo con el hecho de que no se muestre el contexto, pero sabe reconocer el impacto que tienen estas imágenes en el corazón de muchos y aboga por que los chilenos sigan recordando el 11 de septiembre para que nunca más ocurra algo similar. Para el periodista Marco Fajardo, las imágenes prohibidas han sido un “golpe al corazón”. Según él, es importante no olvidar porque el fin de la dictadura no coincide con el fin del pasado. Fajardo explica como todavía continúan existiendo en las protestas el zorrillo, la luma y el guanaco, elementos inexistentes en otras democracias que están vistos por los chilenos como algo normal.

El olvido es peor que la muerte

“Un país es considerado tanto más civilizado, en cuanto la mayor sabiduría y eficiencia de sus leyes impiden a un hombre débil volverse demasiado débil y a un poderoso volverse también demasiado poderoso”, escribía Primo Levi en su libro Si esto es un hombre.

Esto es el intento de Las imágenes prohibidas: saber y no olvidar, para que jamás se repita una tragedia similar, para que ya no se otorgue poder a un asesino, para homenajear a los muertos que no tienen que morir otra vez, porque como decía el Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel: “El enemigo mata dos veces, la segunda vez intentando eliminar las huellas de su crimen”.

Fuentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s