America Latina/Arte

La magia de Sergio Larraín deslumbra en la Ciudad de la Luz

 La exposición del fotógrafo chileno Sergio Larraín constituye actualmente uno de los eventos mayores de la vida cultural parisina. Hasta el 22 de diciembre, la Fundación Cartier-Bresson ofrece al público parisino la oportunidad de contemplar la obra secreta de un hombre discreto e incluso misterioso, capaz de convertir la fotografía en un auténtico arte de magia.

 

Image

Escondido en un callejón del decimoquinto distrito de Paris, el edificio de la Fundación Cartier-Bresson alberga, desde hace poco, un verdadero tesoro, “Vagabondage”, una retrospectiva de las más hermosas imágenes del fotoperiodista Sergio Larraín (1931-2012). Ya es todo un éxito y en los pisos se precipitan cada día más amantes de un estilo fotográfico único que caracteriza la personalidad de un artista fuera de lo común.

 La fotografía callejera

Hacia arriba, hacia abajo, a ras de suelo o inclinado, el enfoque de las fotografías en blanco y negro de Sergio Larraín aporta ese toque mágico tan peculiar que aparece en sus personajes que suelen ser niños vagando por las ciudades. De las calles de Santiago de Chile a las de Corleone en Sicilia, los rostros juveniles inocentes o serios constituyen la mayor parte de la obra de un gran viajero que siempre relacionó la calidad de su trabajo a la proximidad que tenía con los temas tratados. Esta familiaridad con los niños abandonados, retratados en su pura realidad miserable, fue una manera para él de desarrollar un estado de receptividad que le permitía convertir un simple “clic” en una acción mágica cuando usaba su cámara.

“Una hermosa imagen resulta de un estado de gracia”

Guiado por su instinto artístico, Sergio Larraín se alejaba de la presión del mundo periodístico que consideraba como nefasta para su concentración y su amor a la fotografía. Propenso a la meditación, Larraín buscaba constantemente el estado de  gracia que le permitía expresar aquella plenitud que percibimos al mirar sus clichés unos tras otros. Antes de desaparecer el año pasado y después de negarse a exponer sus obras durante años, Sergio Larraín decidió levantar el velo: ¡Entregó al mundo su obra que había guardado secreta durante casi toda su vida! Obra que está ahora a disposición del público parisino… Último regalo de un hombre que Agnès Sirre, directora de la Fundación Henri Cartier-Bresson, describe como un artista que “cruzó el planeta fotográfico como un meteorito y cuya carrera interrumpida fue obra de su sabiduría”.

 François Millet.

___________________

“Vagabondage” de Sergio Larraín :  11 de septiembre de 2013 — 22 de diciembre de 2013.

En la fundación Cartier-Bresson :  2, callejón Lebouis, 75014 Paris.  Métro Gaîté  (línea 13).

Horarios :  Todos los días (menos lunes y festivos) 13h-18h30

Precios : 6 euros, 4 euros (estudiantes, parados)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s